"¿Qué ve un niño en un equipo que no gana ligas ni champions? Simplemente no tiene otra opción que no se resista, el Betis le eligió. Tenemos la dicha de pertenecer a un grupo selecto, un grupo de casi un millón, que dicha la nuestra al ser elegidos. Amigos, disfrutemos de este precioso don."

Pepe Mel, entrenador del Real Betis Balompié.

jueves, 26 de agosto de 2010

Continúa el circo

Lamentable espectáculo el que ofrecieron ayer el personaje Luis Oliver y sus colegas en las oficinas del estadio Benito Villamarín. Nuevamente estos grandes farsantes volvieron a cachondearse de todo el beticismo situando la fecha de la Junta extraordinaria exigida por Gordillo y Porrúa (administradores legales de las acciones de Lopera, para el que no esté muy puesto en el tema) para el día 29 de noviembre, cuando la fecha tope que se había planteado en principio y que teníamos todos en la cabeza era el 15 de octubre (y a algunos, entre los que me incluyo, nos parecía hasta tarde). ¿El objetivo? Ganar tiempo, porque no piensan moverse del sitio hasta que los echen aún sabiendo que el Betis está en un momento crítico y que lo que hacen falta son béticos de verdad para sacar la institución adelante, no personajes que compran el primer club que se les presenta, y al día siguiente ya dicen ser aficionados de toda la vida.


Pero lo peor de la noche no fue eso, que ojala lo hubiese sido. Y es que ayer conocimos la triste realidad económica del Betis, una realidad que en realidad ya se sabía (valga la redundancia) pero que uno no quería terminar de creerse. Lopera nos cogió en la miseria y no nos ha dejado mucho mejor de lo que estábamos en el 92, puesto que el club no tiene ni un duro, y tanto es así que desde el consejo se acaban de iniciar los trámites para entrar en Ley Concursal. ¿Y qué es esta dichosa ley? Pues la Ley Concursal, en cristiano, nos viene a decir más o menos que al no haber dinero suficiente para pagar las deudas, estas quedan aplazadas, así el club se quita un peso de encima mientras dure esta situación crítica. Pero no se engañen, porque aquí podríamos encontrarnos ante otra artimaña del nuevo ladrón del Betis, el gran Luis Oliver, para ahorrarse el pago de las fichas que se debían a los futbolistas de la temporada pasada y ahí nos aparece un nuevo problema, porque si le tocamos el bolsillo a los futbolistas ya podemos irnos echando las manos a la cabeza, y prefiero no recordar casos parecidos de impagos a los futbolistas...

¿La solución? Por suerte existe, y está en una investigación judicial que Gordillo y Porrúa van a pedir en breve a la Jueza Mercedes Ayala, a través de la cual incluso se podría adelantar la fecha de la Junta Extraordinaria, que sin duda alguna ayudaría a acabar antes con este circo que no parece llegar nunca a su fin.

Como detalles menores de la reunión del consejo de ayer quedan, la baja federativa de Ricardo al que se buscará equipo, o se quedará cobrando sin jugar teniendo una de las fichas mas altas de la plantilla (de chiste) y el cese de el que llegase a ser vicepresidente del club Rufino González, otra mascota de Lopera, que al no estar acompañada de su amo, al fin nos abandona.

3 comentarios:

  1. Encantado, ya soy seguidor!

    Un saludo!!

    http://lajuezaesbetica.blogspot.com/

    ResponderEliminar
  2. Siguen heriendo gravemente al Real Betis Balompié...

    Soy Jarni 17 de http://reyesdelbalon.blogspot.com/ y me pongo en contacto contigo por si te interesa intercambiar enlaces con mi blog. Ya me hecho seguidor de tu blog, hazte tu seguidor del mio.

    Si es así mandame la dirección y el nombre de tu blog para que figure entre mis enlaces.

    Un saludo y espero tu respuesta.

    ResponderEliminar
  3. Suerte al Betis esta temporada, se merece subir por historia, aunque la situación extra-deportiva no sea la mejor.

    Saludos desde http://pasionblaugrana.foroactivo.com

    ResponderEliminar

Puedes dejar tu comentario en esta entrada con tu opinión sobre el tema en cuestión, pero siempre tratando de no insultar ni faltar a nadie, porque en este blog toda opinión es bienvenida y digna de ser respetada por todos.