"¿Qué ve un niño en un equipo que no gana ligas ni champions? Simplemente no tiene otra opción que no se resista, el Betis le eligió. Tenemos la dicha de pertenecer a un grupo selecto, un grupo de casi un millón, que dicha la nuestra al ser elegidos. Amigos, disfrutemos de este precioso don."

Pepe Mel, entrenador del Real Betis Balompié.

lunes, 30 de abril de 2012

La sombra de los amaños vuelve a acecharnos

19 de junio de 2010, última jornada de la Liga Adelante. Real Sociedad y Levante son ya equipos de primera división y la tercera plaza se la disputarán Hércules y Betis, que están igualados a puntos. Los alicantinos juegan fuera ante un Real Unión de Irún que aunque con pocas opciones, aún conserva la esperanza de mantener la categoría, mientras el Betis juega en casa ante un Levante de fiesta aún por la consecución matemática del ascenso la semana anterior.

El final de esta historia ya lo conocemos todos. Victoria cómoda del Hércules en el Stadium Gal por cero goles a dos con aquel famoso remate despeje de Descarga que acabó siendo gol en propia puerta y que hizo totalmente inútiles los cuatro goles que el Betis le endosó al Levante esa tarde.

martes, 24 de abril de 2012

¿Y ahora que?

24 de abril. Cuatro jornadas de liga por delante y el objetivo cumplido (virtualmente). El equipo relajado, casi de vacaciones como se vio en Valencia y sin ningún tipo de ilusión por siquiera hacer el intento de entrar en competición europea porque la actitud mostrada el domingo en Mestalla así lo demuestra.

¿Y ahora que hacemos? ¿Regalamos los doce puntos que quedan de aquí al final como hicimos antes de ayer?

domingo, 15 de abril de 2012

Licencia para soñar

Si hace un par de semanas yo mismo reconocía en un post que la salvación se ponía complicada tras los empates ante Espanyol y Racing, hoy apenas tres semanas después, quien me lo iba a decir, ha cambiado la cosa de tal forma que podemos permitirnos soñar con acabar en los puestos altos.

Y eso que a mi el juego del equipo sigue sin emocionarme, como no lo hacía en los empates anteriormente mentados, pero ahora los partidos que antes empatábamos o perdíamos, se ganan y pasito a pasito hoy casi hemos consumado matemáticamente la salvación.